Cómo empieza un gran día

In Cosas Pequeñas, Familia by Marta CuevasDejar un comentario

“Un gran día siempre empieza con un buen desayuno”. Esta es la frase que aparece en el cartel que me encuentro todas las mañanas camino del trabajo (aquí teneis la foto 😉 ) . Y sí, esa es una gran forma de empezar el día. Pero para mí, cada mañana hay un  momento increíble anterior al desayuno.

Un momento único, el primer regalo de cada día.

Seguro que todo el que haya tenido la suerte de encontrar a la persona con la que compartir su vida estará de acuerdo con esta frase: “La mejor forma de empezar el día es despertarme contigo”. Como bien dice Rebeca Jiménez en su canción: “Sólo quiero despertarme contigo”.

La vida está hecha de pequeños momentos, una serie de instantáneas que hay que saber captar. Y ésta es una de esas instantáneas con las que me quedo. Me quedo con que, tras sonar el despertador, lo primero que voy a ver es su cara recién despertada, o aún con los ojos cerrados.

Me quedo con esa alegría callada de saber que tenemos un nuevo día juntos por delante. Con esos “buenos días” que llenan de fuerza, con ese segundo a su lado (que a veces se convierte en minutos), tranquilo y en silencio, que hay entre abrir los ojos y levantarse de la cama. Con la sonrisa somnolienta que invita a vivir un nuevo día.

Me quedo con la frase animante que te hace creer que no hay nada insuperable. Esa primera  instantánea, que es una mirada callada y serena de buenos días y que infunde fuerza para todo el día.

Y la segunda instantánea del día es, por supuesto, ¡ese buen desayuno juntos para empezar un gran día!

desayuno

Deja un comentario