La historia del salmón

In A contracorriente by Marta Cuevas6 Comentarios

“Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.” A. Einstein

La historia del salmón es una  historia bonita y dura. Bonita porque es una historia de superación. Dura porque se enfrenta a un río revuelto. Los salmones nacen en el río y luego bajan al mar hasta que llega la época de reproducción. En ese momento emprenden un viaje río arriba para reproducirse en el lugar en el que nacieron. Es un viaje duro, contracorriente, en un río revuelto, con rápidos y cascadas que desalientan, que arrastran, que invitan a dejarse llevar. Este viaje nada tiene que ver con la bajada al mar anterior, fácil y placentera. Sin embargo, los salmones remontan el mar con ahínco, aún sabiendo que pueden perder su vida en el intento, movidos por un fin. Y el resultado de este viaje merece la pena, es fecundo.

El hombre también emprende un camino, el de la vida, a veces arduo, en un río revuelto que no siempre es fácil. Nuestra vida está llena de remansos y de corrientes. Es fácil encontrar el lado positivo en el remanso, en los días fáciles, sólo hay que dejarse llevar. Pero esta tarea se vuelve difícil cuando hay que luchar y la corriente viene en contra. Sin embargo no hay que perder de vista que el hombre es amante de los retos, que los desafíos hacen de la vida algo apasionante.

He aquí el objetivo de mi blog; exprimir la vida a tope, disfrutar de las cosas pequeñas, descubrir en cada cosa el sentido positivo, apreciar los desafíos que se nos brindan y sacar de cada circunstancia lo que nos haga crecer como personas, ser mejores amigos, mejores hijos, mejores novios, mejores profesionales, mejores vecinos…

¡Bienvenidos a  mi blog, bienvenidos a ” A río revuelto”!

Comentarios

  1. Loreto

    Enhorabuena Martita! Me ha encantado tu presentación, sobre todo la cita de Einsten! Muy interesante!

  2. MARCOS

    Desde hace poco me intersa mchísimo la vida del salmón. Que metáfora! para nosotros. Mis sinceras felicitaciones por el blog, por la generosidad de compartir esto, Por otra parte, necesito decirte que hasta hace muy poco, me había impuesto una “brecha generacional” y “tecnocientífica”. Pero este escrito -.entre otras cosas- paradójicamente, me re-concilia con …este cielo azul con estrellas que veo cuando quiero, las expresiones de mis cuatro hijos, mis nietitos, el roble que planté y que crece lentamente. Estaba hasta hace poco un poco en contra de la tecnociencia, a pesar de haber sido universitario y profesional…Pero esta es una larga historia que no viene al caso.
    Cordialmente
    MARCOS

Deja un comentario