Noche con amigos

In Amistad, Ideas, Noviazgo by Marta CuevasDejar un comentario

Tarde de partido y noche con amigos. Un plan que solemos hacer con frecuencia y que me encanta. Esta vez toca ver perder al Real Madrid…¡madre mía, qué partido! Y a continuación nos servimos unas copitas, en animada charla. Empezamos a hablar de todo y de nada, a contar chistes y anécdotas y no se sabe cómo, de manera natural,  la conversación deriva en hablar de amor, sentimiento, compromiso, chicos, chicas… La charla está tan animada que, en un momento dado, los vecinos nos dan un toque en la pared (hay que decir que estas paredes son de papel). Bajamos el tono de la voz y el volumen de la música, y sobre todo procuramos hablar por turnos (¿¡cómo puede ser tan difícil!?).

La conversación se anima, surgen preguntas: ¿cómo empezar una relación de noviazgo y cómo saber acabarla a tiempo si fuera preciso? ¿ hay que basarse en el sentimiento?¿qué tipo de sentimiento? ¿no habrá que poner también cabeza, currarse la relación y encender ese sentimiento pasajero cuando se apaga?.

Cada uno expresa su punto de vista. Sacamos el tequila que hemos traído de Méjico. Las chicas comentan que los chicos regalan la oreja y confunden, los chicos hablan de chicas que no se aclaran, alguien dice que primero hay un “click” pero luego hay que trabajárselo, que el enamoramiento también se alimenta y se provoca…y mientras suena la música, ¡qué buena música!

Cada vez me gustan más estos planes, en los que te sientes como en tu segunda familia. Si es que lo son realmente…¡vaya amigos!;)

Se van despejando cuestiones, otras quedan abiertas. Hemos llegado a varias conclusiones; entre ellas, la conclusión de que tiene que haber un punto de arranque pero que las cosas necesitan trabajo, poner de su parte. Así, cuando el sentimiento se va, hay una sólida base. Hay veces en las que no apetece levantarse y poner el desayuno, pero el hecho de pensar que así haremos feliz al otro motiva para hacerlo. Y son esas pequeñas cosas las que encienden el amor, las que vuelven a provocar el enamoramiento si es que se ha apagado el primer impulso. No se puede vivir de sentimiento, porque el sentimiento es caprichoso y va y viene. Hay que saber manejar este sentimiento y hacerlo crecer con la voluntad, con esfuerzo.

Son las dos de la mañana; Carlosordas es casi TT en Twitter, triviados está que arde, la música cada vez más bailonga…Una noche maravillosa, unos amigos increíbles y, una vez más, un plan inigualable.

Deja un comentario