Las tonterías importantes del señor Banks

In Familia by Marta CuevasDejar un comentario

Mary Poppins es una película mágica, divertida y entretenida. Los niños suelen disfrutar mucho con las aventuras de Michael y Jane y su niñera.Además de diversión, esta película está llena de enseñanzas y moralejas. Mi entrada de hoy tiene como punto de partida una reflexión que aparece en la película. Esta reflexión la hace Bert, el deshollinador, dirigiéndose al señor Banks

Es increíble, un hombre tan importante y con tantas ocupaciones paseando a los niños… un futuro gigante de las finanzas ¿cómo pudo hacer una cosa así? No debe malgastar su precioso tiempo en esas tonterías… ¡Sacar a los niños de paseo! ¿Para qué? No sirve para nada. Si sus hijos están contentos o tristes, si ríen o lloran, no debe preocuparle (…)… Un buen día –continua– sus hijos serán mayores, levantarán el vuelo y lo dejarán sólo. Entonces, ya no tendrá más preocupaciones, aunque quizás comprenda que se ha equivocado.

 Con esta reflexión Bert intenta hacerle ver al señor Banks que está eligiendo el camino equivocado. Aunque la película es alegre y divertida por la presencia de Mary Poppins, la figura del padre aporta dramatismo y tristeza a la historia: hasta el final de la película, es un hombre infeliz.

¿Por qué es infeliz un hombre que aparentemente lo tiene todo? Un buen trabajo, dinero, una buena casa, una familia, una niñera que se encarga de sus hijos…Porque lo tiene todo pero no tiene nada, porque quizá lo realmente importante lo considera una “tontería”.

Bert nos da una pista de la tristeza del padre de los niños, en su conversación con ellos.

 – Todo el día encerrado en ese banco frío y triste con montones de dinero tan frío y tan triste como el banco. Siempre me ha dado pena ver a un hombre enjaulado.

– ¿Mi padre está en una jaula?, pregunta Jane.

 – Hay jaulas de todas clases –contesta Bert–; algunas con forma de banco con alfombra.

Y es que,aunque la ambición profesional es buena en su justa medida, la ceguera que ésta puede provocar nos hace infelices y nos impide ver lo realmente importante. Ser padre no sólo es “traer hijos al mundo”. Ser padre es mucho más que eso. Ser padre es una aventura maravillosa que no se limita al día del nacimiento de los hijos si no que empieza cuando el niño está en el seno materno y dura toda la vida. A veces no se considera que ser padre es realmente una vocación, como lo puede ser la vocación de médico, y que los padres tienen un papel importante que cumplir.

El señor Banks consideraba que salir a pasear con sus hijos era, en cierta medida, una pérdida de tiempo. Quizá porque no ha entendido lo que es ser padre en plenitud. Los niños necesitan de los padres, de los dos. Necesitan de la madre y necesitan del padre,de cada uno, porque cada uno aporta y significa algo distinto para ellos.

Que un padre esté en casa o no esté no da igual. Que un niño pueda disfrutar jugando con los coches con su padre o no tenga esa oportunidad no da igual. Que una chica encuentre en su padre un modelo a la hora de fijarse en los chicos es importante. Que un padre procure llegar pronto a casa o no lo haga no da igual. Que los hijos se sientan queridos o no, no da igual. No son tonterías, son cosas importantes. Son detalles, o cosas más grandes, que suponen sacrificio en ocasiones, pero que siempre se ven recompensadas.

De la misma forma, los padres necesitan de los hijos,porque ellos dan sentido a su vocación de padres. Un padre que no disfruta con sus hijos, que no sabe prescindir de “cosas urgentes” para dedicarse a lo importante, se verá frustrado como padre,aunque profesionalmente sea un hombre de éxito.

Evidentemente,los padres también tienen la responsabilidad de mantener a los hijos, por lo que en ocasiones habrá que hacer un esfuerzo especial por conseguir los medios económicos necesarios, sacrificando el tiempo que tenemos para dedicar a la familia. Como en todo, se trata de equilibrar. Y si no se puede dedicar más tiempo a los hijos, por lo menos dedicarles pequeños ratos “de calidad”, bien aprovechados.

Creo que la clave es aprender a distinguir lo realmente importante de lo que no lo es,y priorizar. Hay que separar lo importante de lo urgente, porque puede haber cosas urgentes que no sean importantes. El Señor Banks se da cuenta de esto al final de la película, cuando dice:

Y yo que soñaba con llegar a ser un importante gigante de las finanzas, alguien tan grande y tan poderoso como el señor Jones. Toda una vida de sacrificios, toda una vida dedicada a una brillante posición social y de repente ves que tus ilusiones se esfuman y lo pierdes todo.

Es entoces cuando se dá cuenta de lo realmente importante, de aquello por lo que merece la pena sacrificarse de verdad, y empieza a “perder el tiempo” con sus hijos, yéndose a volar las cometas. El señor Banks aprendió esta lección, aunque la aprendió tarde y se perdió unos cuantos años de la vida de sus hijos. ¡Ojalá todos los padres sepan valorar lo que esta palabra, “padre”, encierra!¡Ojalá todos ellos decidan vivir a tope la aventura de ser padres!

Deja un comentario