Los héroes de la vida real

In Cosas Pequeñas, Emprendedores by Marta CuevasDejar un comentario

Superman, Spiderman, Batman…los superhéroes de todos los tiempos. ¿Qué tienen estos súper héroes que tanta maravilla despiertan? Brillantes armaduras, súper poderes… Sin embargo, son humanos, como cualquiera de nosotros.

“Parecen invencibles, pero su coraza oculta personas de carne y hueso. Aquellos profesionales que son incapaces de asumir los errores como un desafío y claudican ante la adversidad pierden su heroísmo. Sólo los auténticos convierten el infortunio en oportunidad.” Con este párrafo empieza el artículo que leí el otro día y que os recomiendo.Hay muchos héroes en nuestra vida diaria que pasan desapercibidos, y otros muchos que pretenden serlo cuando no lo son.

 ¿Qué es lo que los distingue? ¿Qué es lo que hace al verdadero héroe? Algunos creen ser héroes por haber hecho algo extraordinario una vez en su vida, pero luego se hunden cuando las cosas no van como ellos querrían. Ser héroe en tiempos fáciles es muy sencillo. “Son los líderes de la queja y la descalificación hacia los que deciden o hacen, pero jamás los verás generando alternativas realistas, y mucho menos sudando con el pico y la pala”.

  Los “héroes aparatosos” corren el riesgo de creerse mejores que el resto, desestimando a los demás. El verdadero héroe asume sus éxitos con humildad, sin buscar el aplauso, y los fracasos como oportunidades de aprendizaje y mejora.

 La “prueba de fuego” aparece cuando las cosas se tuercen. Los héroes de verdad surgen, en palabras del profesor Ignacio García de Leániz, en las grandes dificultades. “Son personas que ante el gran desafío se crecen, dando lo mejor de ellos mismos…”. Son personas que no se rinden, que ante los problemas son creativos y proponen soluciones.

 Son gente corriente, sin nada aparentemente extraordinario. “A los soldados que dan su vida en el campo de batalla la adversidad máxima estimula un fondo de heroísmo que ellos mismos desconocen. Al fin y al cabo son héroes sorprendidos de su heroísmo”

 Los héroes no nacen, se hacen. Y se hacen a fuego lento, al paso de los días, con las acciones de cada momento. No se trata de realizar un acto heroico extraordinario una vez en la vida si no de “acumular” pequeños actos aparentemente insignificantes pero cargados de heroísmo.

 Todos tenemos la oportunidad de ser héroes de verdad si hacemos extraordinariamente bien lo que debemos hacer, si cuidamos de los nuestros como se merecen, si conseguimos sacar de los malos momentos oportunidades maravillosas.

 Los verdaderos héroes no salen en las noticias, no llaman la atención, pero cuando faltan se nota, se les echa de menos. Supongo que estaréis de acuerdo conmigo en que la madre, el padre, que se levanta noche tras noche para consolar a su hijo, el amigo que te acompaña en los momentos difíciles sin cansarse, el novio que no cesa de tener detalles, de arrancar sonrisas, el hermano que está ahí día tras día ayudándote, el compañero de trabajo que te hace la vida más fácil, son los verdaderos héroes de la vida real. Son personas que con sus ordinarias acciones extraordinarias, cambian poco a poco la vida de los que les rodea, el curso de la historia. Son personas que, sin darse cuenta, se hacen imprescindibles.

 DicePaco Muro, presidente de Otto Walter, que “es en ese momento (en las grandes dificultades) cuando los demás los necesitamos para que nos saquen del atolladero, que nos sirvan de ejemplo y nos devuelvan la fe para salir adelante”

 Personalmente tengo la grandísima suerte de estar rodeada de héroes reales, que superan con creces el heroísmo de la factoría de Marvel. Gracias a todos mis héroes. En gran parte gracias a vosotros soy lo que soy.

Deja un comentario