El arte de la tolerancia

In Virtudes by Marta Cuevas1 Comentario

¡Bonita y fría mañana de Lunes!Llevo toda la semana pasada pensando en el blog y no he tenido ni un momento para ponerme a escribir. No es por falta de ganas. Ni por falta de ideas.

Hoy me gustaría aclarar un poco el significado de la palabra “tolerancia”, que tan mal entendida está muchas veces.

Tolerancia es, según la Rae, respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias. Tolerancia es respeto, que no significa lo mismo que compartir o estar de acuerdo. A veces parece que tolerancia es estar de acuerdo e incluso claudicar de las propias ideas y dejar de defenderlas.

Más que respeto a las ideas yo diría respeto a las personas. Respeto a las personas siempre, por la dignidad que tienen. Respeto porque, al igual que yo, tienen libertad para defender sus propias ideas. Pero si ellas merecen respeto, yo también lo merezco. Por lo tanto, siendo yo respetuoso con los demás, he de exigir que se me respete también a mí con mis ideas. Ser tolerante no es ser tonto, ser pelele.

Tolerancia no es ser flojo y dejar que nos pisen las ideas, como tampoco es imponer las nuestras a los demás. Las ideas se proponen, no se imponen. Si queremos que los demás compartan nuestras ideas es porque creemos en ellas y nos hacen felices. La clave está en querer a las personas. Si queremos a los demás, querremos lo mejor para ellos y les descubriremos lo que nos hace felices para que, en el pleno uso de su libertad, lo adopten en su vida si les parece oportuno. Si queremos a las personas tendremos el valor de decirles la verdad aunque duela. Más fácil es callarse lo que pensamos y decir siempre lo que el otro quiere oír. Pero eso no hace ningún bien a la otra persona si no todo lo contrario.

Propongo una nueva definición de tolerancia como el arte de defender las propias ideas defendiendo también la libertad de los demás.

Procuremos ser tolerantes de verdad, defendiendo nuestras ideas, respetando a los demás y buscando siempre y en la medida de lo posible puntos de unión. Es mucho más fácil construir a partir de las cosas que nos unen. 

 ¡Feliz Lunes a todos!

Comentarios

  1. lector habitual

    Excelente post, Marta.
    ¡Viva la tolerancia bien entendida!
    Me parece muy respetable todo lo que dices y cómo lo dices!;)
    ¡Enhorabuena por el blog!
    Me suscribo

Deja un comentario